Audiometrias

La pérdida auditiva normalmente se produce de forma lenta pero progresiva. La mejor opción es la prevención. Al hacer una detección de la pérdida, cuando es incipiente, permite dar una mejor respuesta a esta dificultad.

Es recomendable hacerse una revisión auditiva cada cinco años. Y a partir de los 60 años, habría que hacerlo cada dos años. Si se observa una disminución anormal de la audición, se puede poner remedio de forma más eficaz. Los primero síntomas son leves y pasan desapercibidos: hacer fue repetir las cosas, poner la TV más alta que los demás…

Os ofrecemos una revisión auditiva gratuita para verificar su audición.